jueves, 4 de marzo de 2010

NO SOMOS RABOS DE LA CRISIS

Señores hemos venido cuando más nos necesitaban, acudimos a echarles una mano para lo que ustedes se negaban hacer, no querían cuidar a sus ancianos, no querían fregar suelos, no querían recojer los frutos, no querían limpiar sus casas, no querían cuidar de sus hijos. Para eso hemos venido y más cosas que ustedes no querían hacer cuando tenían bonanza.
Pero todo se acaba, todo tiene un principio y un final, así es la vida, nada es eterno, nada es para siempre y mucho menos don dinero que ése aunque no beba red bull tiene alas y sí que vuela bien alto.
Y ahora que pasa? ya no nos quieren aquí?, ya no servimos para echarles una mano, ya estamos de mas?, pero que poca fé tienen en ustedes mismos, no son capaces de salir de ella porque lo poco que tienen se la estan peleando unos cuantos que se creen salvadores, unos pocos que no saben ni sienten, ni viven la crisis.
Pues nó. no somos rabos de vuestra cometa, somos los únicos que pisabamos tierra cuando ustedes estaban en las nubes. Entonces ahora no digan que los inmigrantes les quitamos los trabajos a los españoles, estos son los trabajos que ustedes rechazaban, ahora no se hagan las victimas, ahora lo que tienen que hacer es luchar para que todos se tiendan una mano entre sí, para que vuelvan a ser la España de siempre, rica y productiva.

3 comentarios:

  1. Siento decirte que la inmensa mayoría de inmigrantes en este país han venido como ilegales o con falsos contratos de trabajo que les daban una apriencia de legalidad que no era real, es decir, que nadie les ha llamado para que "acudan a echarnos una mano". Efectivamente, los inmigrantes no son culpables de la crisis, pero en este momento ya no los necesitamos, así que pueden volver a sus países tranquilamente. Y en cuanto a lo del "trabajo duro" de los inmigrantes, que creo que pones en otro post, no parece ser la realidad que esto viendo cada día. Más bien parece que muchos han venido a vivir del cuento, o cosas peores.

    Saludos.

    ResponderEliminar